fbpx

Frente a la grave y creciente situación de lesiones y muertes en los centros de trabajo, el Suntracs en 1998 decide incluir por primera vez en su Convención Colectiva el tema de salud y seguridad ocupacional, estableciéndose la conformación de la Secretaría de Salud y Seguridad Ocupacional dentro de la junta directiva, encargada de realizar funciones de inspección de los proyectos, capacitación a los obreros, registro de estadística sobre lesiones y muertes en el trabajo por el incumplimiento de las normas y atención legal (demandas). A la fecha, el desarrollo del trabajo y la tenacidad de los compañeros responsables de estas funciones, ha permitido la creación de las comisiones de salud en las áreas de trabajo, la comisión nacional en las diversas regiones, el equipo de formador de formadores encargado de la capacitación, y la institucionalización de oficiales de seguridad. Igualmente tenemos representatividad en esta materia a nivel de la región centroamericana e internacional.

La lucha por este derecho no ha sido fácil, en primer lugar por la inconciencia de patronos que ven la seguridad ocupacional como un gasto y no como una inversión que tiene el agregado de proteger la vida de los obreros que son los que producen las riquezas; en segundo lugar, por la falta de inspección de las autoridades (MITRADEL- CSS) que deben velar por el cumplimiento de las normas; en tercer lugar, por la falta de capacitación de los obreros para la toma de conciencia sobre la necesidad de exigir y usar los equipos de seguridad a fin de preservar su vida.

En la lucha por la defensa de la salud y seguridad ocupacional, la dirigencia y los obreros del Suntracs han sido reprimidos y encarcelados, ha costado también la vida, el compañero Al Iromi Smith fue asesinado por unidades de la Policía Nacional en la provincia de Colón durante la administración de Martín Torrijos. El Reglamento de Seguridad en la Construcción lleva el nombre del compañero Al Iromi, en reconocimiento a su inclaudicable militancia en defensa de los derechos de la clase obrera.

La perseverancia en la lucha, demostrando que ‘sin luchas no hay victorias’, permitió lograr el Decreto 2 de 15 febrero 2008 sobre salud y seguridad ocupacional. Hoy estamos en la lucha para que este Decreto alcance el grado de ley, en la Asamblea Nacional se encuentra el proyecto 142.

No paramos en este trabajo, este 24 de agosto el Suntracs lanzó una nueva campaña en materia de salud y seguridad ocupacional, bajo el lema ‘El trabajador sindicalizado está más seguro’. Esta campaña se dedica a los obreros caídos y lisiados en los centros de trabajo. La campaña es nacional, entre otras actividades contempla charlas en los proyectos, conferencia con la prensa, pega de pancartas y afiches, piqueteos; para el 12 de septiembre se tiene programado el cierre de la campaña con un evento en la ciudad de Panamá.

El propósito de la campaña es levantar conciencia en los obreros de la construcción para que hagan valer las normas de seguridad establecidas en el Reglamento de Seguridad Al Iromi Smith, el Decreto 2, el Código de Trabajo, la Convención Colectiva CAPAC-Suntracs, la Ley 51 de la CSS, los Decretos Alcaldicios, la Constitución Nacional y los Convenios Internacionales, para disminuir la alta siniestralidad en los proyectos de construcción (En los últimos 17 años, 1998-2015, han muerto 304 obreros en los centros de trabajo, 9 en lo que va del 2015). Hemos reiterado a las autoridades de Gobierno y a los empresarios que se podrían obtener mejores resultados en materia de salud y seguridad ocupacional si se hiciera hincapié en la adopción de políticas y programas efectivos de prevención. Tal como ha señalado la OMS: ‘Desde el punto de vista de la salud pública, la prevención a través de medidas de seguridad es mejor y menos costosa, no solo para los trabajadores, sino también para la sociedad’.